PSICOAUDITACIÓN

Creación del Prof. Jorge Raúl Olguín.

 

A pesar de que los aspectos puramente filosóficos del trabajo de Ron Hubbard son suficientes en sí como para mejorar esta civilización, únicamente la auditación proporciona un camino preciso por el que el individuo puede avanzar por la senda exacta hacia estados superiores de conciencia espiritual.

El objeto de la auditación es devolverle al individuo su propia identidad y habilidad. Esto se consigue de dos formas: 1) ayudando al hombre a liberarse de cualquier incapacidad, y 2) aumentando sus habilidades. Por supuesto, ambos aspectos son necesarios para que alguien pueda alcanzar todo su potencial espiritual.

La auditación, por tanto, borra los engramas que han sido añadidas a la mente reactiva mediante las experiencias dolorosas de la vida, y aborda y mejora la habilidad que cada uno tiene para confrontar los factores de su vida y ocuparse de ellos.

Mediante la auditación, una persona es capaz de mirar su existencia y mejorar la capacidad que tiene de confrontar lo que es y dónde está. Hay grandes diferencias entre la tecnología de la auditación, una práctica religiosa, y otras prácticas. Cuando se audita, no se recurre a técnicas como la hipnosis, el trance o las drogas. La persona a quien se está auditando es completamente consciente de todo lo que sucede durante el proceso. La auditación es precisa, está totalmente consignada y tiene procedimientos exactos.

La persona entrenada y calificada para mejorar a otros a través de la auditación se denomina “auditor”. Un auditor se define como alguien que escucha. La palabra procede del latín audire, que significa escuchar.

Una persona que está siendo auditada recibe el nombre de “preclear”. La palabra procede de pre y Clear: una persona que todavía no es Clear (libre de engramas). Un preclear es una persona que, a través de la auditación, descubre más sobre sí misma y sobre la vida.

 

Cómo se realiza una sesión de Auditación:

 

La auditación consta de determinados elementos: el preclear, el auditor, el proceso de auditación, la comunicación y el Código del Auditor. La combinación de estos acaba con la mente reactiva.

Una sesión de auditación se lleva a cabo en un lugar cómodo y tranquilo, en el que no haya interrupciones ni molestias. Normalmente, el auditor y el preclear se sientan uno frente a otro separados por una mesa o un escritorio. Antes de iniciarse un programa de auditación, el preclear se familiariza con los elementos de la auditación durante un período de orientación, para saber qué esperar en la sesión. El auditor también se asegura de que no haya ninguna distracción ni molestia que puedan impedir que el preclear dedique toda su atención al proceso que se está usando en la sesión.
Se utilizan diferentes tipos de auditación para cada preclear, dependiendo de las cosas que hayan ocupado su atención durante la sesión o en su auditación anterior. Aunque la auditación es para el individuo, y cada individuo es diferente, debe seguirse un gradiente trazado con precisión de pasos de procesamiento para conseguir la libertad espiritual personal de cada cual.

Usando preguntas concretas, el auditor localiza primero un área de carga de la mente reactiva del preclear de la que ocuparse con el proceso. Cuando el auditor encuentra algo en la mente reactiva, pasa a hacer la pregunta del proceso o bien le da al preclear las indicaciones necesarias para ayudarle a examinar dicho malestar. Ahora el preclear está inspeccionando su mente reactiva.

El auditor guía al preclear para que examine dicha área más a fondo. El auditor continúa con el proceso y toma notas de las reacciones del preclear para poder establecer el progreso. Se atiene al Código del Auditor, sin evaluar jamás los datos que el preclear va recuperando. A medida que el proceso va avanzando, más y más datos de esa zona de la mente reactiva (antes ocultos a la percepción consciente del individuo) llegan a estar disponibles en la mente analítica del preclear. Las preguntas y las instrucciones de ese proceso en particular ayudan al preclear a descargar la fuerza o energía nociva que está conectada con incidentes o situaciones de su pasado. A medida que disminuye la carga, aumenta la conciencia del preclear sobre esa zona.

El auditor continúa guiando la atención del preclear hacia esa zona. Las reacciones del preclear le ayudan para que vaya sacando más y más datos (que antes le eran desconocidos) de la mente reactiva y para hacer que vuelvan a su conciencia analítica. Por último, el preclear adquiere plena conciencia del contenido, y es capaz de verlo tal y como es, sin que su conciencia se vea nublada por la reactividad.

Durante la auditación, un preclear se apercibe de muchas cosas sobre la vida. Estos descubrimientos se conocen en Cienciología como cogniciones. Una cognición es algo de lo que una persona ha llegado a darse cuenta. Es una afirmación del tipo: “¡Qué te parece! Me acabo de dar cuenta de por qué siempre me sentía así respecto a...”. Las cogniciones dan como resultado un nivel superior de conciencia y, por tanto, mayores habilidades para tener éxito en la vida. Cuando ocurre uno de estos apercibimientos, esa porción de la mente reactiva deja de causar reacción.
El preclear ha adquirido un grado superior de conciencia y se ha deshecho de, digamos, un miedo irracional, una enfermedad o una incapacidad psicosomática. No se conocía el origen de lo que le había estado molestando; pero una vez descubierto, el poder de tal condición queda anulado. El proceso empleado en la sesión de auditación ha conseguido el fin deseado y puede darse por terminado. Ahora el auditor pasa a otros procesos para la siguiente auditación del preclear.

A medida que se van abordando más y más áreas de la mente reactiva, y estas van encontrando alivio mediante la auditación, sus efectos adversos continúan disminuyendo, y el individuo se vuelve más feliz, más consciente a nivel espiritual y con mayor control sobre su vida.

Por qué funciona la auditación

En una sesión, la mente analítica del preclear tiene la ayuda de la mente analítica del auditor para poder vencer a la mente reactiva del preclear.

El preclear está siendo víctima de su mente reactiva. Cuando se reestimula la mente reactiva, a la persona le afecta la energía dañina que esta contiene. Puesto que la mente reactiva se encuentra oculta, el preclear no puede ocuparse de ella por sí solo. Testigo de esto son los miles de años que el hombre ha estado, en vano, filosofando, “buscando el alma” e intentando comprenderse a sí mismo y sus motivos. Sin la presencia de un auditor, la fuerza del impulso dinámico del preclear es menor que la fuerza ejercida por la mente reactiva.

Una de las principales razones por las que la auditación funciona es porque la fuerza del impulso dinámico del auditor se suma al impulso dinámico del preclear, y la combinación de estos dos es una fuerza mayor que la fuerza única de la mente reactiva del preclear. Trabajando juntos y aplicando la tecnología precisa de Ron Hubbard, se puede borrar la mente reactiva del preclear.

Cada vez que se saca de la mente reactiva una zona de carga, aumenta la conciencia del preclear. Este aumento de conciencia crece en cada sesión de auditación, y el preclear va siendo gradualmente más y más consciente de quién es en realidad, de lo que le ha pasado y de cuáles son sus verdaderos potenciales y habilidades espirituales.

Llevar a Clear a una persona es borrar su mente reactiva. Toda la infelicidad que experimenta el hombre se encuentra en la mente reactiva y en el contenido de sus engramas.

 

 

 

Palabras del Prof. Jorge Olguín:

 

Creo humildemente que ni Dianética ni la técnica creada por mí en 1997, llamada Psicointegración, pueden borrar la mente reactiva, pues ésta es inherente al espíritu. El Absoluto nos creó con mente reactiva para que aprendamos a vencer los obstáculos que la misma nos ponga en el camino de la Elevación espiritual y así podamos acercarnos a Él.
Psicointegración, al conocer el mecanismo de defensa del Ego, puede integrar por completo los roles del mismo. Y toda persona que carece de Ego tampoco canaliza engramas, pues se comporta como si estuviera inmune a los implantes inconscientes.
Hay otras técnicas, como Gestalt, Transpersonal, Eutonía y otras psicoterapias que buscan distintas soluciones a diversos trastornos, pero ninguna de ellas eliminan los engramas en forma definitiva, sino que los desactivan. Y debido a esto, los mismos quedan "al acecho". Algo similar sucede con el Ego, pues incluso al estar integrado puede "salir" en cualquier momento. El ejemplo que doy siempre es el del amado Maestro Jesús, quien "perdió el control de sus actos" momentáneamente cuando erradicó a los comerciantes del Templo. Su Ego, en el rol de un Yo furibundo "tomó las riendas" de sus actos y luego, cuando logró su cometido, cedió paso a la mente analítica del Maestro.
Reitero: La mente reactiva es inherente al espíritu. Depende de nosotros tener el control de nuestras pasiones y encarrilarlas a favor de los demás.
Un abrazo: Prof. Jorge Olguín.

 

 

 

 

Palabras de un consulante:

 

Jorge: La definición de engrama es "grabación a nivel celular", y Dianética es una técnica que elimina de las células definitivamente esa grabación (por duplicación: hay un axioma físico al respecto). Lo que sucede es que como los engramas se encadenan en una serie de incidentes, para que los posteriores se eliminen es necesario que también el primero se borre. Se lo llama el "engrama básico". Por ejemplo, si alguien se cae de una escalera y recibe un golpe en la cabeza y más tarde lo atropella un coche y otra vez se golpea en la cabeza y más tarde alguien le pega con un palo en la cabeza, todos son incidentes encadenados que no se borrarán (sólo se desactivarán momentáneamente) si el primer incidente de la cadena se produjo cuando era un feto y su madre embarazada se cayó y lo lastimó. Es como una cadena cuyos eslabones dependen del primer eslabón empotrado en la pared. Cuando se arranca de la pared este primer eslabón la cadena se deshace. Lo que sucedió es que más tarde Ron se dio cuenta de que era más fácil y mejor colocar a la persona en un estado analítico alto de modo tal que los engramas no tuvieran oportunidad de reestimularse. Te recuerdo que la mente reactiva no funciona cuando la persona está en su plenitud consciente. Es como agregarle aceite al agua encrespada. En este sentido, la técnica de Ron se iba acercando a Psicointegración, que sabemos que también tenía pensado desarrollar, pero las circunstancias no se lo permitieron. Hay otro punto fundamental, y es que la técnica de Dianética es aún muy importante como terapia inicial para muchas personas que están tan hundidas por los engramas que no pueden salir a flote con técnicas superiores. Si a un sapo de un pantano, acostumbrado a los gases venenosos, lo pasas de golpe al aire limpio de un campo soleado, lo más probable es que no sobreviva.
La seguimos.
 


 

 

 

Te ratifico que al estar esa "cadena celular" el engrama no se elimina por completo, pues las células se retroalimentan de información unas con otras. Por eso te digo que tanto el engrama como los Yoes quedan "agazapados" a la espera de volver a asomarse y tomar el control del individuo.
Para estar Clear en forma permanente es necesario estar "alerta" en forma permanente, sino caes otra vez en la indefensión y los impulsos te dominan.
Recuerda que si "desgrabas" los engramas a nivel celular, el Ego siempre tiene una copia oculta.
Un abrazo: Jorge Olguín.

 

 

 

Jorge: Creo que hay algo que no cierra cuando dices que las células se retroalimentan unas con otras, porque la mente reactiva es un mecanismo compuesto por todas las células del cuerpo y no por algunas solamente, de modo que cuando borras una grabación engrámica no la borras de algunas células sino de todas las células del cuerpo. Para que haya retroalimentación tiene que haber algún resto de la grabación engrámica que intentas borrar, pero cuando se borra totalmente el engrama, por ejemplo de un accidente, no queda en ninguna célula del cuerpo de este accidente. La auditación dianética se basa en un axioma físico y es lo mismo que cuando formateas el disco duro o su contenido te lo come un virus. El formateo o el virus que borra o limpia el disco duro podría equivaler a la tecnología dianética. Psicointegración podría equivaler a algún mecanismo de la computadora que corta el acceso a esa grabación.

La seguimos.

 

 

 

Es cierto que la mente reactiva automática es un mecanismo compuesto por todas las células del cuerpo. Y eso no es todo, voy más allá: la mente reactiva está compuesta también por una grabación subliminal en la “mente espiritual”. Si no, cómo explicaríamos que la mente reactiva “funcione” también en un espíritu, ya que el mismo no posee cuerpo físico y por ende, no posee células.
Es cierto también que cuando borras una grabación engrámica no la borras solo de algunas células, sino de todas las células del cuerpo. ¿Por qué entonces digo que puede haber retroalimentación? Porque el resto de grabación engrámica sí está. Se encuentra en la grabación subliminal de la mente espiritual. Recuerda que Dianética no toma en cuenta esa mente y solo habla de la grabación engrámica en las células del cuerpo físico. Por lo tanto, ya que has dado el ejemplo de una PC, si formateas un disco duro se borra todo lo grabado anteriormente, pero la mente espiritual es como una copia de resguardo y entonces la información perniciosa puede reflotarse. Es cierto también que Psicointegración no permite grabar engramas, pero voy a dar una explicación del por qué. Al integrar el Ego, esa persona deja de pensar en sí misma y es casi imposible que absorba órdenes hipnóticas, consciente o inconscientemente. Tampoco efectúa roles de dramatización o asume diversos protagonismos, pues esas son “actuaciones” del Ego. Pero recuerda que somos falibles y estamos expuestos al entorno, más aún en el plano físico. Por eso dije casi imposible y dejé un margen de duda.  Aún así, Psicointegración está años-luz delante de otras técnicas terapéuticas.

Toda mi LUZ: Jorge Olguín.

 

 

 

Jorge: Tu explicación es interesante y también entró en mi ecuación, aunque no lo manifesté. Ron nunca aclaró en vida, ni nosotros tampoco preguntamos, si los engramas físicos se extienden también a alguna parte del espíritu, ni tampoco si la técnica de Dianética borra a los engramas totalmente, tanto en su parte física (células) como en su parte espiritual (si existiera). En mi opinión, la técnica de Dianética, bien aplicada, borra totalmente el engrama, tanto en su parte física como en su parte espiritual, si la hubiera. Quizás habría que dividir los engramas de naturaleza espiritual y los engramas directamente físicos. Una persona que se cae de una escalera se genera un engrama en las células de su cuerpo físico, pero la pregunta es si también este engrama alcanza, se extiende o afecta también a alguna parte espiritual. Si fuera así, si Dianética no borrara el engrama totalmente, la técnica no serviría de nada, porque cuando desencarnas sigues teniendo el engrama igual. Yo pondría como ejemplo el caño roto (engrama físico, causa) y la humedad (engrama espiritual, efecto del engrama físico): al arreglar el caño roto (eliminación del engrama físico, causa) la humedad (engrama espiritual, efecto del engrama físico) desaparecería automáticamente. Los engramas directamente espirituales, en los seres no encarnados, es otra historia.
Por otro lado te quería comentar esto: Hay una cuestión que Ron descubrió y es que la mente reactiva es un mecanismo que se auto protege (imagínate si no fuera así y se pudiera eliminar fácilmente: dejaría de ser un mecanismo de supervivencia!). En este sentido, le impide de alguna manera a las personas ir hacia todo lo que pudiera quitarle su contenido engrámico. No te olvides que los engramas son incidentes dañinos que le ocurren a la persona y que la mente reactiva los archiva como método de supervivencia y hace, inherentemente, todos los esfuerzos para protegerlos.

La seguimos.

 

 

 

Desde ya te ratifico que sí existen los engramas en los planos espirituales. Se encuentran grabados en la llamada "mente virtual" de la misma forma que se graban a nivel celular en el plano físico. Cuando Dianética elimina dichos engramas a nivel celular (físico) queda una copia de resguardo en esa mente virtual (espiritual) y esas grabaciones perniciosas pueden ser reactivadas ante cualquier percepción inconsciente de la persona.
Te doy un ejemplo: Cuando concurrí a un centro de Dianética fui atendido por una persona que, aparentemente, era CLEAR (libre de engramas) y me atendió con una pedantería insoportable y con un aire de autosuficiencia agobiante. Era evidente que no había integrado su Ego y eso le traía aparejada una baja de defensas con la consiguiente posibilidad de reactivar sus engramas. O sea, era CLEAR de manera ilusoria. Como la persona que dice: -Todavía no perdí la partida- y recién se pone a jugar.

Un abrazo: Jorge.

 

 

 

Jorge: No está clara del  todo tu explicación, porque estamos hablando de dos cosas distintas. Una cosa son los engramas físicos (una caída de una escalera) que, según tú, además de grabarse en las células físicas se graban también en la mente virtual como copia de resguardo, y otra cosa son los engramas directamente espirituales (de los espíritus 100 %, es decir desencarnados). Hablemos solamente de los engramas físicos: ¿tú dices que un engrama de una caída de una escalera se graba en la mente reactiva y en la mente virtual (espiritual), y que no existe ninguna técnica para borrar ese engrama de resguardo que quedaría para siempre al acecho hasta que nos integremos con el Absoluto? Sinceramente no me cierra, porque no tiene sentido, pues quedaríamos sin resolver el problema.

Permíteme agregar que si fuera cierto lo que tú dices, respecto de la existencia de esa "copia de engramas de resguardo", estaría en contradicción con lo que dijeron los Maestros en los Mensajes, en el sentido de que en los planos de Maestría y de Luz (4to. y 5to. plano) los espíritus no tienen engramas, porque si los tuvieran, descenderían de nivel de vibración. Mi opinión es que sería aceptable que un engrama físico pueda contener alguna contraparte espiritual, pero no como resguardo, y que al borrarse el engrama físico se borraría también esa contraparte espiritual. De lo contrario yo, al desencarnar, en razón de todos los engramas de resguardo que tengo, iría a parar a la Octava Esfera en lugar del cuarto plano. Analiza esto, por favor. Te reitero, para no confundirnos, que estoy hablando solamente de los engramas físicos, como la caída de una escalera, o un accidente de tránsito. No hablo de los engramas directamente espirituales que puedan originarse en los espíritus desencarnados (es decir, los espíritus 100 %) por luchas de poder.
Un abrazo.

 

 

 

No hay contradicciones:

Los Maestros como Jesús o Sidartha PUEDEN ser víctimas de engramas o los PUEDE también invadir el EGO, pero tienen tanta LUZ que NO DAN CABIDA a esos implantes perniciosos. Acuérdate que VIVEN pensando en los otros y, al no protagonizar ni un 1% no dan cabida ni al ego ni a los distintos traumas o roles de poder. Es como si no existieran (para sí mismos).

Pero también puede haber Espíritus de LUZ (los hay) que son "pellizcados" por ese rol protagónico... ¡Y ya cayeron!... porque al pensar en ellos dan entrada a TODO: a los engramas (totalmente desactivados en los grandes Maestros) y al Ego (integrado por completo en las Jerarquías).

Y no necesariamente cuando desencarnes irás a la 8º esfera, pues que uno tenga "copias de resguardo" (engramas dormidos en la mente virtual) no significa que les dé cabida o que los haga trascender.
En mi caso particular... ¿Cuantas veces he tenido problemas en el plano físico y lo he comentado contigo? Y al otro día estaba CLEAR 100%.  No había sepultado dichos problemas... probablemente seguían estando... pero simplemente no daba cabida para que esas influencias perniciosas y manipuladoras resurgieran... no les daba fuerza. ¿Sí?

En realidad todo depende de UNO, de aprender que YO es la palabra MENOS importante. Si tenemos la autoestima elevada, no pensamos en nosotros... ¡porque dejamos de necesitar! Por eso, si aprendemos a querernos, vamos a dirigir el foco de atención en el OTRO.... ¡y vamos a ser queridos, pues el Universo es un espejo!
    Toda mi LUZ: Jorge Olguín.

 

 

 

Jorge: Estuve repasando uno de los libros de Ron Hubbard y descubrí que no tuve en cuenta algo fundamental con respecto al engrama. La cuestión es así: Supongamos dos hechos: una persona sube una escalera, pinta el techo y baja a mojar el pincel (primer hecho), luego sube nuevamente, resbala, cae y se pega un fuerte golpe (segundo hecho). El primer hecho se archiva en el banco de la mente analítica como "recuerdo" y el segundo se archiva como engrama en la mente reactiva. Estos dos hechos no pueden ser borrados jamás y perdurarán para siempre, incluso cuando nos sumerjamos en el Creador y "seamos" el Creador. Mi confusión surgió de olvidar que Dianética no borra el hecho o incidente en sí, sino solamente el dolor. Cuando mediante esta terapia se le borra el dolor al incidente de la caída de la escalera, el incidente "se desprende" automáticamente de la mente reactiva (lo mantenía empotrado allí el dolor) y de inmediato se archiva en el banco de recuerdos de la mente analítica, pero no ya como engrama, sino como experiencia, que no es aberrativa. En la mente analítica no se archiva el dolor de la caída de la escalera, sino un concepto del dolor, que es algo distinto. La línea del tiempo de una persona, entonces, se compone de sucesos o imágenes mentales que se van archivando, según el incidente contenga o no dolor, en la mente reactiva o en la mente analítica. Cuando a la persona se le borra todo el dolor contenido en la mente reactiva, todos los sucesos van a estar archivados en el banco de recuerdos de la mente analítica... para siempre. La mente reactiva, entonces, si bien seguirá existiendo, estará vacía de engramas. Podemos seguir argumentando, pero éstos son los principios básicos. No obstante, se presenta algo interesante a dilucidar: ¿qué sucede con el dolor del engrama de la caída de la escalera con el tratamiento de Psicointegración?

 

 

 

 

Es excelente tu explicación sobre la diferencia entre recuerdo y engrama. Habías dejado de lado el hecho de que la terapia de Dianética no borra el incidente en sí, sino solamente el dolor. Eso lo acepto.
Pero quiero aclarar que hay distintos niveles de "dolor": Un golpe al caerte de una escalera es un nivel de dolor, una pérdida de un ser querido es otro nivel de dolor y lo mismo sucede con una traición o un abandono. Estos otros niveles de dolor YA ESTÁN DIRECTAMENTE RELACIONADOS CON EL EGO y, por lo tanto, la auditación "no borra" el incidente, pues el mismo ya hizo "simbiosis" con el rol de víctima, uno de los protagonismos más fuertes del Ego.
Y ese incidente queda agazapado en el fondo de la mente reactiva... hasta que alguno de los roles protagónicos "despiertan" ese implante aberrado. Y allí también la mente analítica no archiva el dolor del abandono o la traición, sino su concepto. Pero como es distinto tipo de dolor, el concepto también es diferente.
Otra cosa que habías planteado era qué sucedía con el dolor del engrama con la técnica de Psicointegración. Muy sencillo: Al integrar el Ego, la persona deja de pensar en sí misma como víctima (ya lo habíamos hablado) y ese dolor deja de ser un engrama y pasa a ser un recuerdo. Al no personalizar, lo mismo sucede con el otro dolor, el de la pérdida o el del fracaso.
No dudemos de la Sabiduría del Absoluto... Él nos creó falibles para que podamos elevarnos hacia la LUZ.
Gracias por tus debates. Con ellos aprendo tanto como tú.

Jorge Olguín

 

 

 

 

Jorge: La conclusión a la que he llegado, es que la auditación borra DEFINITIVAMENTE tanto el dolor físico (el golpe en la cabeza al caerse de la escalera o la lesión del bisturí en una cirugía) como la emoción dolorosa (pérdida de un familiar, de un trabajo, una traición, etc.), quedando el incidente intacto y no factible de ser reestimulable como engrama porque ya no es reactivo, sino analítico. Y aquí terminaría la cuestión, porque introducir la cuestión del ego en los engramas que ya no son engramas, no tiene sentido alguno. Porque los engramas que ya no son engramas, son para el ego actual como si nunca hubieran sido engramas, es decir, como si siempre hubieran sido recuerdos analíticos. Quiero decir que el ego los toma en el presente como datos de la experiencia (recuerdos) y no como engramas que fueron y ya no lo son más. Al ego le resulta absolutamente imposible distinguir, en el presente, los datos que siempre fueron analíticos de los datos que ahora son analíticos, pero antes fueron engramas.
¿Es así?

 

 

 

 

No voy a introducir la cuestión del Ego en engramas que ya no lo son. Es obvio que el Ego diferenciaría los engramas de los recuerdos analíticos. Simplemente creo que los engramas "dolorosos egoicos", como denomino a las EMOCIONES DOLOROSAS  o experiencias de dolor no físico (abandonos, separaciones, pérdidas, etc)  NO SON sacados del todo por la auditación.  ¡Porque los engramas producidos por esas emociones no tienen raíz en la mente reactiva automática, sino en la mente reactiva impulsiva, llamada también MENTE EGOICA!  Y las técnicas de Dianética son estériles en ese campo... ¡pero es ahí donde más actúa el Ego!
Y a las pruebas me remito. Te voy a hacer una pregunta  (y respóndeme con total franqueza): ¿Crees que si hay un millón de auditados por Dianética, hay un millón de CLEAR?  No te lo crees ni con el mayor de los optimismos.
Tú sabes que si esas personas no poseyeran engramas y estuvieran  TOTALMENTE analíticos, tampoco tendrían EGO, pues su mente analítica tendría el PODER de RAZONAR los hechos y no habría roles protagónicos...
No olvides que TÚ MISMO te habías auditado (y oficialmente estabas CLEAR) y seguías considerando a todo objeto que te rodeaba tu enemigo y cuando eras presa de los nervios podías romper cosas, pues no razonabas al ser presa de tu mente impulsiva. Solo lograste salir adelante cuando te traté con Psicointegración.
Recuerda que la mayoría tiene engramas "dolorosos egoicos" (porque casi nadie se cae de la escalera, pero casi todos sufren pérdidas, o abandonos, o separaciones)... y a ESAS EMOCIONES DOLOROSAS  la auditación  NO LOS BORRA  pues sus raíces son impulsivas.
Horacio: sé que todo nuevo PARADIGMA siempre fue cuestionado. Será cuestión de seguir profundizando en el tema.
TODOS saldremos ganando.

 Ahora pregunto: ¿Qué sucede si pudieras auditar al 90 % del espíritu no encarnado de la persona (su Thetán o Yo Superior) o a un espíritu 100 %?  Obviamente también trabajarías sobre los engramas grabados en su mente virtual o conceptual… y allí sí se eliminarían definitivamente TODOS los engramas: Los físicos, grabados a nivel celular, y los emocionales, grabados a nivel conceptual… y esa auditación existe, pues la creé en 1997 y la llamé Psicoauditación.

Para realizar esa técnica no se precisa al sujeto, pues basta con canalizar telepáticamente a través de mediumnidad a su Thetán y auditar al mismo. No solo va a descargar las grabaciones engrámicas a nivel conceptual, sino que incluso, al rememorar el Thetán sus vidas anteriores, se podrá trabajar también sobre sus lecciones kármicas pendientes.

Psicoauditación es lo más indicado para la eliminación de engramas, así como Psicointegración es lo idóneo para eliminar los roles del ego.

 

Con todo mi Amor: Prof. Jorge Olguín.