Mente emocional

Nota  realizada por el Prof. Jorge Raúl Olguín.

Voy a tratar de explicar el funcionamiento de la mente reactiva impulsiva desde el punto de vista neurológico. [1] 
Sabemos que la mente reactiva impulsiva es mucho más rápida que la mente analítica y actúa sin detenerse ni un instante a pensar en lo que está haciendo. Su rapidez descarta la reflexión deliberada, que es el sello de la mente analítica.
El cerebro humano tiene un centro llamado amígdala, un racimo en forma de almendra de estructuras interconectadas que se asientan sobre el tronco cerebral y es especialista en asuntos emocionales. Existen dos amígdalas, una a cada costado de la cabeza y son mucho más voluminosas que la de nuestros primos más cercanos en la escala de evolución: los primates.
En el hombre prehistórico la amígdala era una parte clave de ese cerebro primitivo, pues actuaba como depósito de la memoria emocional.  Pero esa emoción impulsiva era necesaria para la supervivencia, pues su misma rapidez le permitía al homínido tomar decisiones de milésimas de segundo, tales como: ¿Me lo como yo, o él me come a mí?
Cuando el cerebro fue evolucionando, sobre la corteza se añadieron varias capas de células neuronales, formando la neocorteza, que era el asiento de la intelectualidad. La neocorteza permitió el desarrollo del pensamiento abstracto y, mientras las estructuras pertenecientes a la amígdala desencadenaban respuestas emocionales impulsivas, la neocorteza permitió agregar matices en la evolución de la especie, tales como ideas, lenguaje, arte, símbolos y finalmente la escritura. También permitía un manejo racional de las emociones, por ejemplo, el vínculo familiar (las especies que no poseen neocorteza, como los reptiles, carecen de afecto maternal; cuando sus crías salen del huevo, deben ocultarse para evitar ser devoradas).
En la actualidad, la amígdala puede hacer que nos pongamos en acción mientras la neocorteza todavía está planificando como resolver el problema.  Joseph Le Doux, un neurólogo de la Universidad de Nueva York, fue el primero en descubrir el papel clave que juega la amígdala en el cerebro emocional. Explica que las señales sensoriales del ojo y del oído viajan primero al tálamo y de allí a la amígdala. Una segunda señal viaja del tálamo a la neocorteza, el cerebro pensante.  Por eso la amígdala puede responder mucho antes que la neocorteza, que elabora la información antes de percibirla plenamente y por fin, luego de adaptar su respuesta, recién actúa.  Debido a eso, algunas reacciones emocinales pueden formarse sin la menor participación consciente y cognitiva. Entonces, la amígdala puede desencadenar una respuesta emocional antes de que los centros corticales hayan comprendido perfectamente lo que está ocurriendo. Dado que el intervalo que se produce entre lo que activa una emoción y su erupción puede ser prácticamente instantáneo, el mecanismo que evalúa la necesidad de actuar es tan rápido que no entra en la conciencia. Por eso la respuesta emocional invade al ser humano prácticamente antes de que se de cuenta de lo que está pasando.

Ahora pasemos a lo que "piensa" la mente emocional. A diferencia de la mente analítica, que se presta a un debate, la mente emocional considera sus convicciones como absolutamente ciertas. Por eso resulta tan difícil razonar con alguien que está emocionalmente perturbado: no importa la sensatez del argumento que se le ofrezca desde un punto de vista lógico; este no tiene ninguna validez si no es acorde con la convicción emocional del momento.

1) La Inteligencia emocional (Daniel Goleman)

 

Ir a:  Cómo daña el estrés el cuerpo y la mente