Comunicación o fraude

 Parte 2

 

Los   mensajes   de   Luz  que   transmiten las   entidades   espirituales   hablan   del Amor,  del   Servicio   (o  sea,   pensar  en Dar,  más que  en  recibir). 
En  las religiones tradicionales todos los feligreses  piden,   pero...   ¿quién   es   el que   Da?    Los   mensajes    hablan  de  la Misericordia,   de   la   Templanza,  de  la empatía,  de  la  afinidad,  etc.
Nadie   ignora    que    la   mayoría  de los representantes de las diversas religiones tradicionales se suben  al pedestal  de  la soberbia y lo  que  menos enseñan  es el camino hacia la Luz. Ese camino  tan sublime  que transmiten los  Maestros a través  de la canalización telepática. Ese camino  que explica  que se asciende de  nivel solo con  el  Servicio al prójimo y  para  eso  no  hace falta  ningún  título (el  Maestro  Jesús  era  carpintero).
Ahora    supongamos    que    el   supuesto médium  tiene  mucha  imaginación  y  se “imagina” los  mensajes.  ¿Recuerdan lo que  dije  al comienzo   sobre  el  escritor alemán?    El   resultado    final  sería   el mismo...   ¿O   si  una   persona   le  salva la  vida   a   otra,   alguien  le exigiría  el título  de  médico   y  si  no   lo  tiene   le diría:  -Hubiera  dejado  que  se  muera?
¿Entienden    la   ironía?     Si  yo   tengo hambre  y  me  dan   una  manzana...  ¿No  sería   ridículo   que  preguntara   sobre el   origen   de   la  misma   en  lugar  de comerla   directamente?   ¿Qué   puede estar envenenada?  ¿De  verdad  alguien coherente   puede   creer    que    hablar de   la    compasión,    la    piedad   y   el compartir,   es  hablar a los demás con palabras  envenenadas?
¿No  será que algún  engrama envenenó el  espíritu   de   ese  alguien  y lo hace dudar de la misericordia, del brindar, del  Servir?  ¿O  acaso   los  mensajes   alguna   vez dictaminaron que alguien se beneficie del  otro,    que  haga   oídos  sordos  al sufrimiento  ajeno,  que  sonría   ante la  injusticia?
Es  muy difícil  hablar de   nuevos  paradigmas,   porque  los mismos  son  siempre resistidos.  Si se  dice  que  al   estar  integrado el  ego   no  hay   ya  cabida   a los  engramas,    porque   la     mente reactiva se  vuelve estéril,  no  todos pueden   aceptar esto.    No se  trata de   imponer  nada,  sino  de  usar  el sentido común.
El  ego,   ese  yo   pequeño  que  nos hace protagonistas  y  fomenta   la división  entre los seres humanos, es el   principal  lastre que  tiene   el espíritu  para elevarse.  El ego hace que  la  mente  reactiva  sea  fértil  y permita  surgir  los  engramas.
Porque si  bien  la   mente  reactiva original  era  absolutamente  necesaria  para  que  el  hombre  prehistórico,  a  través  de  los  impulsos reactivos,  se defendiera del ataque de las  bestias, en la actualidad  esa mente  reactiva   se  nutre  del  ego y  fomenta  todo  lo  negativo del espíritu.
No  habiendo ego,  toda persona es  clear.  (1)
Este es  el  nuevo  paradigma  y no  todos lo aceptan,  quedándose en  el  pasado.
Por   último,    esta   es   solo   una verdad.
La Verdad  con   mayúsculas   solo  la tiene  Dios,   pero...   por  favor, no  seamos  hipócritas.    Sabemos que  hay   verdades que  cierran el círculo y otras que  no.  A  mí  no  me  cierra lo de  las  doctrinas  ni  lo  de  los dogmas,  sí  lo del  Servicio.

Les  brindo  mi  LUZ:  Maestro Johnakan Ur el   (5º  Nivel de vibración), (2)  que  en   su  parte que está encarnada  es el  Prof.  Jorge Olguín,   quien  antes  trabajó  de pintor  de  casas  y  de  chico  sus padres   fueron  porteros  en  un edificio  modesto  de Propiedad horizontal,  viviendo  una  infancia con  algunas privaciones.
(Debo aclarar que no  poseo ningún tipo de engramas  por eso,   porque trato de  tener el  ego integrado.  Recuerdo  mi  infancia  con cariño y no acuso a nadie de mis  fracasos, pero   agradezco a aquellos que me brindaron apoyo en mis éxitos).

 

 

(1)  Que está libre de Engramas.

(2)  Ver "El universo de los ángeles y los espíritus".